Para tener humor, quizás no requieras de estudios, pero sí estudiar

Si aún te encuentras perdiendo el poco de humor que te queda buscando alguna Opinión sobre eae para estudiar un master en administración pues has decidido volver a encaminar tu vida, entonces te aconsejamos que no malgastes innecesariamente tu humor, sino que lo estimule más, ya que ese estado es la puerta de inicio para los mejores estados emocionales.

Mientras nuestras etapas de vida y de estudio van evolucionando, aprender haciendo va dejando a un lado al aprender estudiando, y lo mismo suele suceder con el humor y con la diversión. Cada momento de nuestras vidas se ha ido encargando de darle más cabida al estrés que a las risas y al buen humor convirtiéndolos en algo propio de la vida adulta. Nos adentramos es una suerte de espiral cargado de responsabilidades de no tienen fin, como si se tratara de una aburrida clase sin mayor y mejor aprendizaje.

¿Y si se lleva el buen humor a las aulas?

Posiblemente notariamos una serie de respuestas positivas pues cuando las ideas se encuentran unidas con el humor, estas son retenidas con mayor facilidad y durante mucho más tiempo. El humor se encarga de favorecer la creatividad, a través de la búsqueda de los conocidos dobles sentidos, pero además es posible potenciar la imaginación y la originalidad. En relación con lo anterior, se puede enriquecer nuestra relación con el lenguaje, ya que en diversas oportunidades se realizan juegos de palabras a fin de poder contar chistes.

Por otro lado, se hace más sencillo comprender los diversos puntos de vista de los demás con respecto a los nuestros, ya que riéndonos de los distintos planteamientos radicales y distorsionados se comprenden de mejor manera. De este modo se puede plantear una visión bastante crítica y divertida de la realidad, desarrollando la empatía. Si ello se realiza dentro del aula, entonces puede proporcionar mayor cercanía entre profesor y los estudiantes. La risa siempre será una gran fuente de energía emocional, ya que es positiva y atrae el buen ambiente, es la más adecuada al momento de desestresarse y con ello poder relativizar los problemas y los obstáculos.

Por medio del buen humor se hace más fácil alcanzar la comunicación, pero además esta supone una excelente fuente de motivación al momento de trabajar o de realizar las distintas tareas, lo que activa el interés de los alumnos enriqueciendo los procesos de aprendizaje, y de esta manera convirtiendo la docencia en una experiencia amena y entretenida.

La educación y el humor

Aunque nos parezca controvertido, el humor es sumamente necesario para la convivencia, y en el caso de que seamos profesores, se trata de una competencia que tenemos la posibilidad y el deber de intentar para poder desarrollar a nuestros alumnos y convertirlos en personas mucho más equilibradas. En gran cantidad de momentos de nuestras vidas, no nos queda otra que intentar tomar todo con el mejor humor, pues ya de lo demás tenemos bastante.

Los docentes y el buen humor

Posiblemente habría que plantearse si el buen humor nace o se hace, y ello es debido a que no es cosa sencilla solicitar a un docente que realice chistes o que proceda a liberar su buen sentido del humor. En realidad no se puede pedir, ni se debe ya que cada profesor cuenta con su propio estilo y eso no debe forzarse.