Las 5 funciones del humor

Las relaciones, de todo tipo, siempre se verán beneficiadas por el humor, siendo este una herramienta eficaz cuando se busca establecer un vínculo y para superar cualquier incomodidad o vergüenza. Cuando existe una relación establecida, el humor puede mantener la emoción y ayudar a solventar conflictos del pasado, desacuerdos y pequeños detalles que se pueden acumular con el tiempo.

Cuando se comparte el placer del humor se crea una sensación de intimidad y de conexión entre las personas, tales cualidades vienen a definir las relaciones que son exitosas. Cuando nos reímos se crea un vínculo positivo, y en esa unión el humor actúa como un amortiguador.

Funciones del humor

De acuerdo a Avner Ziv, las principales funciones del humor, tanto personales como sociales son las siguientes:

Válvula de escape para tabúes sociales: El humor nos proporciona una válvula de escape cuando se trata de la expresión del pensamiento tabú, sobre todo en aquellos temas que se relacionan con el sexo y la violencia. Estas suelen ser necesidades y tendencias que son naturales que deben ser socialmente reguladas, aunque la supresión total es poco realista. De modo que el humor viene a ser una forma de liberación controlada de impulsos que resultan una amenaza potencial para la sociedad civilizada.

Crítica social: de acuerdo a David L. Paletz, la sátira se presenta como una forma de humor donde las instituciones, individuos sociales y políticos se ridiculizan y humanizan. Esta es simplemente un medio de liberación de la tensión que apoya el status quo o conduce a un cambio en el sistema. Siendo la frustración una de las principales causas de la agresión, no ha de sorprender que las personas que frustran nuestros objetivos y placeres son los principales objetivos del humor, aquí podemos mencionar a los jueces, policías, funcionarios de gobierno, padres, maestros o cualquier persona con autoridad.

Consolidación de la pertenencia a un grupo: al reír por los chistes de otros, se afirman los valores o prejuicios comunes, se comparten las actitudes o se validan sus hostilidades. Reconocer que otras personas piensan de la misma forma que nosotros y comparten nuestros problemas y experiencias se convierte en una importante fuente de placer humorístico.

La defensa contra el miedo y la ansiedad: cuando nos reímos de las cosas que nos asustan, posiblemente sentimos que se mantienen bajo control por lo que son menos amenazantes. De modo que el humor negro o los chistes sobre desastres funcionan como un mecanismo de defensa para nuestra salud, asegura Pedro Luis Cobiella Hospiten.

Juego intelectual: El humor también tiende a ser principalmente intelectual, por lo que nos brinda la libertad momentánea de la tiranía del pensamiento lógico. A través del humor podemos escapar de los límites de la realidad y con ello poder disfrutar de nuestra capacidad de originalidad y creatividad. En este caso, cualquier análisis hace caso omiso de esta función más avanzada y humana del humor, y se encuentra destinada a ser limitada.