La mejor manera de brindarle apoyo a una persona que padece alguna enfermedad terminal

Para nadie resulta sencillo reaccionar ante una enfermedad terminal, por lo que resulta de vital importancia tener el conocimiento básico de cómo ofrecer apoyo y poder lidiar con tal dolor en medio de cuidados paliativos.

Esta se trata de una situación que se puede convertir en un desafío, imaginar tan solo qué se puede decir, o que se puede hacer, la manera en la que se puede ayudar a la persona a sobrellevar dicha situación, su dolor, nuestro dolor. Estos tan solo son algunos aspectos generales que debemos abarcar si lo que buscamos es brindar apoyo ante una enfermedad terminal.

La relación se verá modificada 

Existe la posibilidad de que esa relación no llegue a cambiar. Pero si ello causa preocupación, entonces la recomendación es aprovechar las fortalezas de tal relación. Así mismo, debemos mantenernos abiertos a toda nueva posibilidad ya que un diagnóstico podría mejorar la relación.

Hay que mantener presente que las necesidades y los deseos de esa persona quizás no hayan cambiado ya que gran cantidad de personas que se encuentran enfrentando una enfermedad terminal desean que continúen tratando con la mayor normalidad posible.

La manera ideal de ayudar a una persona a afrontar una enfermedad terminal

En la medida de tu posibilidad, es importante hacerle saber que te encuentras dispuesto a escucharlo, y nunca se debe subestimar el valor de tu presencia.

Es posible que tengas la impresión de que no estás haciendo nada, pero por el contrario, tu presencia siempre envía un mensaje importante. Considera siempre, no intentar reemplazar a un consejero que se encuentre capacitado.

Proceso emocional típico en una persona con enfermedad terminal

Nunca debemos asumir que todas las personas pasan por un proceso metódico en el que logran aceptar la muerte. Sabemos, que el resultado que más se desea es que las personas aprendan a vivir de la manera más plena posible mientras va aceptando su enfermedad terminal.

Aunque no es necesario que dicha persona acepte que tiene una enfermedad terminal, pues no existe una manera correcta o incorrecta de aceptar la muerte.

Si estamos en presencia de una persona que está en negación sobre su muerte inminente, hemos de saber que se trata de un mecanismo de afrontamiento. Podría encontrarse en negación debido a que la realidad se presenta como demasiado aterradora, abrumadora o amenazante para su sentido de control.

Dicha persona podría tener miedo de sufrir dolor o quizás de llegar a perder el control sobre sus funciones corporales, incluso de su mente. Otro aspecto al que podría tenerle miedo es a fallarle a la familia o convertirse en una carga.

Cuando se hace presente la negación, esta nos permite que una persona acepte la realidad paulatinamente y continúe viviendo mientras logra contemplar la muerte. Mientras que la negación no llegue a causar un daño significativo, como provocar que la persona reciba tratamientos dolorosos sin algún valor terapéutico, entonces no se trata de algo perjudicial.

Si tenemos la idea de brindar apoyo emocional y espiritual, entonces es recomendable invitar al paciente a hablar sobre sus miedos. Aunque en oportunidades, resulta más sencillo para una persona moribunda compartir sus temores con un consejero espiritual.