La factura de luz es más barata que un café

Al menos un millón de hogares ubicados en Buenos Aires pagan mensualmente por una factura de hasta 0,65 dólares por cada mes, una suma menos a lo que puedes pagar por un alfajor, que es la golosina preferida de todos los argentinos, por su parte un total de 1.4 millones de casas abonan entre 0,66 y 1,62 dólares al mes, la cual es una suma menor de lo que cuesta un café solo dentro de los bares porteños, mientras que 1 millón de viviendas paga por la electricidad entre 1.62 y 4.34 por cada mes, que iguala a la suma invertida en una botella de 3 litros de Coca-Cola, el restante 40% de todos los usuarios residenciales podrán sumar 2.2 millones que abonan un poco más de 4.35, unos se lo toman con mucho humor pero no es algo que deba verse a la ligera.

“Aunque parezca increíblemente gracioso esto es real”- indicó en sus comparaciones el periodista y economista llamado Marcelo Zlotogwiazda dentro del periódico porteño “El Cronista Comercial”, sin duda las personas gozan de tarifas de luz y gas extremadamente bajas para ser creíble, “Sin embargo, esta increíble realidad posee su precio, para poder mantener semejante nivel de tarifas subsidiadas, el Estado se encuentra obligado a gastar una cifra descomunal encargada de cubrir la diferencia entre lo que pagan los consumidores y lo que cuesta la energía, dicho gasto significa un factor determinante del desequilibrio fiscal capaz de afectar a la macroeconomía, para colmo es en gran medida un excelente beneficio de sectores no necesitados de asistencia”- comenta Zlotogwiazda.

Al menos un 93% de los hogares ubicados en Buenos Aires recibe subsidios por parte de la electricidad, a pesar de que la pobreza es capaz de alcanzar el 25% de los argentinos de acuerdo a los cálculos sindicales, en el universo de comercios y fábricas reciben subvenciones de un 94% de los clientes mientras que el 85% de los medianos, todo ello es provocado por una constante procrastinación de la discusión en donde se deja en claro el nivel de tarifas de luz y agua, esto es tan antiguo como el kirchnerismo.

Durante el año 2003 cuando Néstor Kirchner asumió el poder de presidente argentino, para el momento su entonces vicepresidente Daniel Scioli, ha advertido que debían subir luego de que estas fueran congeladas en frente de la crisis socioeconómica y para entonces devaluación del peso de 2002, aquella opinión le valió un duro reto para Kirchner. Ahora pues Scioli, quien es un actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, es ahora el único candidato kirchnerista para las primarias presidenciales que se aproximan, es el único en mencionar un recorte de subvenciones en el servicio de la electricidad.

“Con el tiempo voy a ir buscando la igualdad, siguiendo siempre quien lo necesita y quien no, siempre cuidando a los más susceptibles ante la economía, es momento siempre de ir abordando estos temas de una forma gradual”, durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner solo recortó subvenciones a los hogares en el año 2012, pero además sólo limitó el ajuste a los barrios ricos, mientras que la clase media aún disfruta de este beneficio que repercute de forma negativa al país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *