¿Deseas incursionar en el mundo del show? Te dejamos algunas ideas para hacer un monólogo de Stand Up Comedy

Cuando se es comediante, en realidad no existe una manera de plasmar las ideas, pues se tiende a escribir como puede, cuando puede y en donde se pueda. Hacer referencia de un monólogo de stand up, es hablar de un texto con todos en donde se puedan ensalzar todas las armas con las que cuente un comediante. Para alcanzar este nivel, hay que transitar un proceso que puede o no ser sencillo. Por lo que es recomendable escribir cada día algo de material, pues el 90% de ello se trata de material malo, pero se trata de un ejercicio que debe hacerse todos los días.

Ser constante le lleva al comediante a agilizar los procesos para poder llegar a un chiste depurado, listo para ser probado en escena. Una cosa será escribirlo y pensar que es algo buenísimo, y otra muy distinta decirlo en público para darnos cuenta que en realidad no somos tan graciosos como pensábamos. Se pueden emplear herramientas como Google Keep en donde se pueden guardar notas de todos los chistes e ideas que escribimos, siendo la ventaja de la utilización de esta aplicación que se sincroniza con la nube, por lo que siempre existe la posibilidad de tenerlos disponibles incluso cuando algo imprevisto nos daña el celular.

Otro factor que es importante al momento de generar un chiste y plasmarlo en un monólogo es la presión, para algunos resulta fructífero tener la urgencia de crear un chiste, pues tenemos que cumplir con la promesa que ya hicimos de ese material, es así como dos horas antes de nuestro show es posible que se nos venga la mejor improvisación de la historia y sea un éxito. O no. Vayamos a lo contraproducente de la anterior situación, ya que es posible que los astros no se encuentren de nuestro lado o simplemente ese día no era día de escribir chistes y pues hasta allí llegó toda la fama.

Si eres comediante y prefieres dejar todo para última hora, posiblemente deseas que las horas antes de tu show todo esté listo antes de salir a escena, sobre todo si no tienes nada a mano para improvisar y a menos que suceda una catástrofe nada te salvará. Puedes encontrarte con que cuentes con los mismos chistes tristes de siempre que ya no dan risa por lo que tendrás que echar mano de tus instintos y pasiones, de tus momentos tristes y molestos, y con ellos tratar de hacer chistes. A estás alturas solo te encontrarás peloteando ideas.

Sentados frente a la computadora solo nos resta desbordar la imaginación para comenzar a plasmar las ideas que quizás pueden empezar a fluir a modo de éxtasis en un drogadicto. Con un golpe de suerte, y minutos antes de que inicie el show ya habremos escrito el monólogo con chistes nuevos que nunca habíamos dicho, cosa que nos parecerá una genial idea, por lo que quizás queramos intentarlo de esta manera siempre, pero, no siempre será igual.